Homenaje a Isabel Uriarte, una voz para las productoras de Perú

Tómate un momento para pensar en una mujer que te haya inspirado. Puede ser una madre, hermana, tía o amiga. Puedes haberla encontrado brevemente en un evento o quizás es alguien a quien has conocido toda tu vida.

  

 

 

Cuando nos enteramos de la existencia de Isabel Uriarte y del trabajo que hace para mejorar las condiciones de las mujeres en el sector del café, supimos que sería una inspiración para nosotros. ¿Por qué? Porque Isabel es conocida como una heroína en su comunidad, que se encuentra en las colinas onduladas del noreste de Perú.

 

 

Durante más de veinte años, Isabel Uriarte ha trabajado con productores y comunidades rurales, ayudándolos a fortalecer sus organizaciones, combatir el endeudamiento y la pobreza, y empoderar a las productoras de Perú. Actualmente, las productoras de café representan el 43 por ciento de los productores de café en el mundo. Pero a menudo no tienen derechos, ganan poco o nada de dinero, sufren terribles maltratos domésticos y laborales, y se ven forzadas a una situación de pobreza aún peor. Sin embargo, Isabel ha sido una verdadera defensora de las productoras rurales y ha sido una fuerza que ha impulsado cambios en esta preocupante realidad para muchas mujeres de Perú.

Isabel es fundadora y uno de los 1458 miembros de la cooperativa CECANOR. Formó parte de la primera organización en exportar café orgánico certificado en el noreste de Perú, y en el año 2000 solicitó la certificación de Comercio Justo para CECANOR. Desde entonces, los productores nunca han recibido un precio inferior a entre $100 y $137 por cada 100 lb (45,3 kg). Además, después de obtener la certificación de Comercio Justo, la cooperativa accedió a los mercados internacionales, a mejores salarios y a las garantías de los Estándares de Comercio Justo. Al vender directamente a los mercados, Isabel y otros productores obtienen mayores ingresos, lo que evita que caigan en un ciclo de pobreza y deuda.

La cooperativa no solo ha puesto un gran énfasis en el desarrollo comunitario y la sostenibilidad ambiental, sino que también es el primer grupo en participar en el programa Café Femenino. Isabel es dirigente de Café Femenino, un grupo productor de café compuesto únicamente por mujeres, que lleva a cabo programas que tienen como objetivo empoderar a las productoras de café de la comunidad, y les ofrece apoyo para cultivar y vender su café independientemente de los hombres. Este tipo de programa es el primero de su tipo, y sirve de ejemplo y luz de esperanza para las productoras de café de Perú y el mundo. ¡Isabel también afirma que el café cultivado por mujeres tiene mejor sabor!

El liderazgo de Isabel ha llevado a CECANOR a desarrollar proyectos de salud, educación y asistencia técnica que benefician a las productoras y sus familias. Algunos de estos proyectos incluyen la adopción de nuevas técnicas agrícolas para ofrecer una mejor capacitación a las productoras, controles de salud para miembros de la comunidad y campañas de educación sexual en escuelas rurales, además de mejorar la productividad de los programas de crédito para su comunidad. Isabel también ha dedicado parte de su tiempo a enseñar a las mujeres y sus familias sobre alimentación adecuada, salud y seguridad.

Todos estos programas fueron posibles gracias a los Fondos de desarrollo comunitario que CECANOR obtuvo por cada venta de su café con la certificación de Comercio Justo. Este dinero se deposita directamente en una cuenta bancaria controlada por los trabajadores que, junto con los productores, deciden democráticamente cómo desean invertir el dinero en proyectos que mejoren la comunidad.

El trabajo denodado y la dedicación de Isabel han permitido cambiar para mejor la vida de cientos de mujeres. Los conocimientos que les ha impartido, desde la agricultura hasta la educación sobre la salud, se transmitirán a sus hijos y nietos por generaciones. Y aunque este tipo de contribución ya es verdaderamente imponente, Isabel también le ha brindado a las mujeres y las familias de su comunidad algo aún mejor. Les ha mostrado el poder que tiene una sola persona y los cambios que pueden producirse cuando esa persona enfoca su poder en lograr cambios positivos para quienes la rodean.  

Isabel Uriarte, inspeccionando cerezas de café en un árbol
Productoras de café de Café Femenino

“Ahora este programa nos permite mirar los problemas de la familia productora de café de forma holística y estamos atendiendo los problemas de seguridad alimentaria, salud, educación y empoderamiento de la mujer”. Isabel

Isabel instruyendo a un grupo de niñas sobre alimentos y nutrición