Tres formas de beneficiarse plenamente comprando rosas de Comercio Justo

¿Qué ganas tú comprando rosas suministradas de forma más saludable este Día de San Valentín? Quizás más de lo que piensas.

No cabe duda, una gran ventaja de las rosas que tienen la certificación de Comercio Justo, al menos para quienes las compramos, es lo fácil que es elegirlas.

¿Qué queremos decir? Para el Día de San Valentín se producen 250 millones de rosas, la mayoría de las cuales se importan de Colombia y Ecuador. Son muchas para elegir. Si eres ese estadounidense de cada tres que compra flores para el Día de San Valentín, te encantará saber que seleccionamos cuidadosamente las mejores. Fair Trade solo certifica rosas cultivadas en condiciones seguras y saludables, sin los productos químicos o plaguicidas dañinos que se esconden en los ramos comunes y ponen en peligro la salud de los trabajadores que las cultivan, incluidos trabajadores como Joana Quitiaquez, una madre soltera de 22 años que trabaja en el establecimiento de producción de flores Hoja Verde en Cayambe, Ecuador.

Este método de producción más saludable también tiene beneficios duraderos para ti. Además de la obvia ventaja de mantener los productos químicos perjudiciales lejos y hacer que sea más fácil tomar la decisión correcta, estas son tres maneras que quizás no conozcas de obtener todos los beneficios de las rosas que llevan la certificación de Comercio Justo este Día de San Valentín. Ah, y vale la pena mencionar que aproximadamente el 63 por ciento de las flores se compran “para uno mismo”. ¿Qué estás esperando?

Nota importante: fundamental usar rosas que tengan la certificación de Comercio Justo en los siguientes tutoriales, porque no se permite el uso de los plaguicidas y productos químicos dañinos que se usan en muchos otros ramos que se compran y venden hoy en día. (En serio, ¿quién quiere inhalar o ingerir esas cosas?)

 

-ERR:REF-NOT-FOUND-

 

1. Prepara tu propia agua de rosas

Las rosas tienen algunos beneficios extraordinarios para la salud por sí solas, y no hablamos de la dosis de oxitocina inducida por la alegría que produce cada ramo. En su forma destilada, la rosa también reduce la ansiedad, limpia, desinflama, combate las bacterias y humecta, además de ser bastante cara. Incluso un pequeño frasco de agua de rosas de calidad puede costarte 10 dólares, pero si tienes un ramo de rosas, prepararla es prácticamente gratis y bastante fácil.

Este tutorial paso a paso del blog The Healthy Maven te muestra cómo hacerlo con solo dos ingredientes: rosas (listo) y agua. En total, lleva aproximadamente media hora y, cuando terminas, puedes usarlo como tónico para la piel, aerosol facial, fragancia y, aunque no lo creas, un ingrediente en pasteles, galletitas y cócteles.

2. Hacer velas con pétalos de rosas

Recicla esos pétalos de rosas que te han sobrado y úsalos para hacer un regalo personalizado para ti u otra persona, con materiales para artesanías que probablemente ya tengas en tu casa. Comienza sujetando un pabilo en el centro de un frasco transparente y luego presiona los pétalos de rosas contra la superficie interior del frasco. Rellena el frasco con cera derretida de varias velitas de té que tengan la certificación de Comercio Justo. En nuestra guía de compras incluimos el enlace a las velitas. ¡Listo! Una hermosa manera de conservar tu ramo. (Manualidad inspirada en el blog One Good Thing).

3. Seca los pétalos y añádelos a tu té

Si te gusta el aroma a rosas, probablemente te encantará su sabor. Frescos o secos, puedes usar los pétalos de rosas para preparar una infusión o añadirlos a tu té preferido a fin de desestresarte, mejorar tu estado de ánimo y hasta aliviar los dolores menstruales. Nuestra recomendación: té rooibos con chocolate (de nuestra guía de compras) con pétalos de rosas para disfrutar después del postre.

¿Estás disfrutando tus rosas que llevan la certificación de Comercio Justo? Etiquétanos en tus fotos en Instagram @fairtradecertified y usa el hashtag -ERR:REF-NOT-FOUND-#fairtrade.