El Comercio Justo proporciona protección a la seguridad y la salud a los trabajadores de granjas de los EE.UU.

Durante 20 años, el Comercio Justo ha empoderado a los agricultores y trabajadores de países de todo el mundo con protecciones contra las duras realidades del trabajo agrícola. En los últimos dos años, esto también ha incluido a los Estados Unidos.

En esta Semana Nacional de Concientización de los Trabajadores Agrícolas (del 24 al 31 de marzo) es importante reconocer y apreciar a los aproximadamente 2 a 3 millones de hombres y mujeres de los EE. UU. que trabajan en los campos para alimentarnos todos los días. Al comprar frutas y verduras frescas que tengan la etiqueta Fair Trade Certified™, todos tenemos el poder de hacer del mundo un lugar mejor donde ellos puedan vivir y trabajar.

El Comercio Justo crea lugares de trabajo más seguros.

Las personas que plantan y cosechan nuestros alimentos enfrentan todos los días numerosas amenazas para la salud y la seguridad. Los trabajadores agrícolas pueden enfrentar la exposición a sustancias químicas tóxicas, estrés por calor, accidentes, problemas de salud y nutrición, y acoso sexual en los Estados Unidos, al igual que en México, Perú o Ghana, especialmente aquellos trabajadores que no se encuentran en situación legal que temen informar problemas a las autoridades. El trabajo agrícola es el octavo trabajo más peligroso en los Estados Unidos, pero uno de los mayores desafíos para los trabajadores agrícolas es la falta de acceso a seguro médico y atención médica. Y, a pesar de que en los EE. UU. existen leyes laborales y protecciones ambientales más estrictas que en algunos países, las condiciones para muchos trabajadores agrícolas todavía están muy por debajo de los estándares del Comercio Justo Certificado.

El trabajo agrícola es el octavo trabajo más peligroso en los Estados Unidos.

El Comercio Justo brinda protección para la salud y la seguridad a estos trabajadores que puede estar garantizada pero no siempre se aplica conforme a las leyes federales de los EE. UU., como las condiciones de trabajo seguro, el acceso a la asistencia médica y las licencias por enfermedad, el descanso y las comidas, y la vivienda segura para los trabajadores. Las granjas, las plantas de empaque y las viviendas con Certificación de Comercio Justo son auditadas y deben rendir cuentas por la seguridad contra incendios, las condiciones sanitarias de trabajo y de vida, y el uso de equipos de protección para evitar lesiones y la exposición a pesticidas.

El Comercio Justo ofrece un seguro de salud asequible para los trabajadores agrícolas de los Estados Unidos.

A un año de haberse convertido en la primera granja con certificación Fair Trade Certified de los Estados Unidos, los trabajadores de la granja familiar Wholesum Harvest en Arizona realizaron su primer proyecto de inversión en seguros de salud para trabajadores. Aún con el seguro provisto por el empleador a todos los trabajadores, muchos de ellos todavía no podían pagar el costo para los empleados, por lo que los trabajadores votaron a favor de la utilización de los Fondos de Desarrollo Comunitario de Comercio Justo para compensar el costo. En enero de 2018, Wholesum Harvest pasó de tener menos del 5 % de sus trabajadores con seguro de salud a tener un ​​88 % de sus trabajadores que optaron por el seguro de salud provisto por los empleados. Compara eso con el tan solo 35 % de los trabajadores agrícolas de los Estados Unidos que informan tener seguro de salud.

Wholesum Harvest pasó de tener menos del 5 % de sus trabajadores con seguro de salud a tener ahora el 88 %.

El Comercio Justo da poder a los trabajadores.

La adhesión a los estándares de Comercio Justo tiene un beneficio adicional para los trabajadores agrícolas. Por cada producto certificado de Comercio Justo que se vende, los agricultores que lo cultivaron reciben una cantidad adicional de dinero llamada Fondo de Desarrollo Comunitario. A partir de ahí, un grupo de trabajadores agrícolas democráticamente elegidos deciden juntos cómo gastar este dinero para satisfacer sus exclusivas necesidades sociales, económicas y ambientales. En el caso de Wholesum Harvest, eso significaba un muy necesario seguro de salud. En los Estados Unidos y en todo el mundo, eso puede significar cualquier cosa desde el cuidado de niños y el transporte hasta becas y oportunidades educativas para niños y adultos.

Fair Trade USA ha certificado un total de cuatro granjas de los EE. UU. en Arizona y California, y tiene planes de certificar hasta 45 cultivadores en los EE. UU. y Canadá en los próximos 5 años, según Nathalie Marin-Gest, Directora de Frutas y Verduras Frescas y Productos Florales en Fair Trade USA.

Para los compradores, esto significa que cada vez que compren frutas, verduras, flores o cualquier producto de Comercio Justo, estarán ayudando a crear más historias de éxito locales e internacionales, al devolver dinero a las manos que cultivaron y cosecharon dicho producto y darles a dichos trabajadores agrícolas una voz en su futuro.

Localiza tiendas cerca de ti que tengan frutas, verduras y flores con Certificación de Comercio Justo.