Fondos de Comercio Justo fueron destinados a educación 6 veces

“La educación es el arma más poderosa que se puede usar para cambiar el mundo”. - Nelson Mandela

Mire a cualquier comunidad de alrededor del mundo que trabaje con Comercio Justo, desde la villa más pequeña en Uganda hasta el pueblo pesquero en México, y verá que ninguno tiene las mismas necesidades. Por eso Fair Trade USA deja en manos de los comités de productores la decisión de cómo se gastarán los fondos adicionales obtenidos a través de Comercio Justo, llamados Fondos de Desarrollo Comunitario. A pesar de esos desafíos singulares, muchos ven a la educación como la solución más prometedora. Nuestros vecinos de alrededor del mundo esperan escribir un mejor futuro para ellos y sus hijos mediante la creación de oportunidades para aprender y crecer.

Este artículo explora algunas maneras diferentes en que las comunidades alrededor del mundo están usando esos fondos para invertir en oportunidades de educación para ellos y las futuras generaciones. Ese es el trabajo de sus dólares. Ayude a permitir más historias como estas haciendo su propia compra de inicio del año escolar con Comercio Justo.

Aulas con aire acondicionado en México

En Sinaloa, México, donde las temperaturas promedio son de 92 grados Fahrenheit (33 grados centígrados) durante los meses más cálidos, los pescadores votaron por utilizar los Fondos de Desarrollo Comunitario de Comercio Justo para instalar unidades de aire acondicionado en las aulas de la Escuela Primaria Altata, donde muchos de sus hijos asisten a clases.

En la foto: Niños de sexto grado en la Escuela Primaria Altata

Aprovisionamiento de equipos escolares en la Escuela Miguel Valencia en Colombia

La Cooperativa de los Andes, una cooperativa de café con Certificación de Comercio Justo, votó para gastar los Fondos de Desarrollo Comunitario en brindar equipos escolares a sus hijos. Estos equipos incluyen una mochila, cuadernos y otros útiles escolares.

En la foto: Los hermanos Jhon Mario Taborta Lopez (izquierda), 12 y María Nalleli Taborta Lopez (derecha), 6, con sus kits escolares en la Escuela Miguel Valencia

Adquisición de un autobús escolar y de un programa de nutrición en México

A unos 800 millas (1290 kilómetros) al norte de Sinaloa, en Sonora, México, los trabajadores agrícolas de Wholesum Harvest han mejorado el acceso a la escuela primaria local comprando un autobús escolar con fondos de Comercio Justo. Wholesum es un productor de tomate, berenjena, calabaza y pepino con Certificación de Comercio Justo y, a través de la venta de sus frutas y verduras frescas, recientemente ha implementado un programa de nutrición escolar que brinda alimentos saludables a, al menos, 290 niños al día en la escuela primaria pública y el centro de salud infantil.

Oferta de clases después de la escuela en un centro comunitario en Costa Rica

Los lugareños pueden jugar fútbol, tomar clases de matemáticas y computación, cursos de certificación para adultos y talleres técnicos a la noche en el centro comunitario financiado por los Fondos de Desarrollo Comunitario de Comercio Justo.

En la foto: Deysi Baldonado, 29 años, mamá de tres hijos, toma un curso de matemáticas con certificación secundaria. Deysi, que está trabajando para obtener su diploma de secundario, dice: "no podemos quedarnos estancados. Yo quiero seguir yendo hacia adelante".

Pago de cuotas escolares en Uganda

Para los productores de té en la comunidad Mpanga de Uganda, pagar las cuotas escolares de sus hijos es, por mucho, la mayor dificultad económica. Los fondos de Comercio Justo han ayudado a pagar esas cuotas para que los niños puedan asistir a la escuela y recibir educación, lo que brinda esperanza a los padres de que, un día, enviarán a sus hijos a la universidad. Los fondos de Comercio Justo también han construido un pozo para brindar acceso a agua potable, facilitaron programas de seguridad alimenticia y mejoraron el acceso a atención médica, pero todavía muchas familias dicen que esa ayuda con las cuotas escolares es el mayor beneficio de Comercio Justo. En otro lugar de Uganda, los Fondos de Desarrollo Comunitario han sido invertidos en la escuela local para reparar un techo destruido durante una tormenta y para comprar 60 pupitres, lo que ayuda a que los niños aprendan a escribir a mano.

Creación de una beca para el hijo de un trabajador en India

El Comité de Comercio Justo de Bestitch Knits en Tiruppur, India, votó por crear una beca para el hijo de 18 años de uno de los trabajadores, beca que financiará por completo su educación universitaria. Él planea obtener un título en comercio y espera, un día, ser Contador Público en la zona de Tiruppur y trabajar para la industria de manufactura y para los trabajadores, como su madre. Lea toda la historia de Gautam aquí.

En la foto: Gautam, el hijo de Latham dice: “Cuando era niño, las personas decían que ser Contador Público era algo difícil, pero a mí me atrajo el desafío. Me interesa devolverle algo a esta comunidad".