Carta abierta de un establecimiento familiar dirigida a la comunidad de Comercio Justo

Los trabajadores agrícolas de Wholesum Harvest cuentan cómo los Fondos de Desarrollo Comunitario de Comercio Justo están marcando una diferencia en su comunidad.

El mes pasado tuve la oportunidad de entrevistar a trabajadores agrícolas en el establecimiento de producción de tomates de Wholesum Harvest que tiene la Certificación de Comercio Justo y está ubicado en Amado, Arizona.  En mis tres años trabajando en Fair Trade USA he hablado con muchos trabajadores agrícolas, pero este trabajo me puso nerviosa. Wholesum Amado representa una nueva frontera para el Comercio Justo. El año pasado se convirtió en el primer establecimiento de Estados Unidos en obtener la certificación de Comercio Justo.  

Esto significa que, además de cumplir estrictos estándares sociales y ambientales, por cada tomate que se compra y que tiene la certificación de Comercio Justo, los trabajadores reciben una cantidad de dinero adicional (denominada Fondos de Desarrollo Comunitario) para invertir en proyectos comunitarios importantes. Los trabajadores de Wholesum en Amado están usando esos ingresos adicionales para adoptar iniciativas transformadoras. Se merecían contar su historia con sus propias palabras y con sus voces, y esta carta les permite hacerlo.

Estimada comunidad de Comercio Justo:

¡Saludos desde el establecimiento productor de tomates Wholesum Harvest en Amado, Arizona! Nos encanta formar parte de la familia de Comercio Justo y compartir nuestra historia con ustedes.

Desde que obtuvimos la certificación de Comercio Justo, tus compras han ayudado a que nos llegaran más de 80.000 dólares en Fondos de Desarrollo Comunitario.  A medida que vayan llegando más fondos, pensamos resolver algunas de las dificultades más urgentes para nuestra comunidad, que los trabajadores señalaron en una encuesta. Entre ellas se encuentra el transporte, las cuotas de los seguros de salud y los seguros para el hogar.

En este momento estamos trabajando en el primer proyecto seleccionado por nuestros compañeros, que consiste en ofrecer una cobertura de salud gratuita a todos los que forman parte de nuestra comunidad de Comercio Justo. Wholesum nos brinda un seguro de salud y nosotros pagamos una pequeña parte.  Aunque es una cantidad pequeña, es demasiado para algunos de los trabajadores, por lo que decidimos usar los fondos adicionales para cubrir este costo. Esto no solo nos dará el beneficio de la cobertura, sino que también nos dará tranquilidad.  Ya no tendremos que preocuparnos por el dinero cuando uno de nuestros hijos tenga fiebre o uno de nuestros padres no pueda levantarse de la cama. Podemos llevarlos al doctor, con la tranquilidad de que el seguro está totalmente cubierto.

Formar parte del Comercio Justo beneficia a nuestra comunidad, pero también nos beneficia personalmente porque nos permite desarrollar nuestra capacidad de gestión de proyectos.  Estamos aprendiendo a gestionar proyectos complejos y a trabajar juntos por el bien de la comunidad. Ver cómo los trabajadores de los establecimientos hermanos en México han usado el Comercio Justo para mejorar sus comunidades nos motiva para dar todo de nosotros mismos.  

Esperamos que continúes eligiendo productos de Comercio Justo cuando sea posible, y no solo por nosotros, sino por todos los que vendrán después. Queremos ser el primero de muchos establecimientos de Comercio Justo en los Estados Unidos, para que productores y trabajadores de todas partes puedan recoger los beneficios.  Ya nos has empoderado para comenzar a hacer realidad nuestros sueños.  El apoyo continuo que le brindas a Comercio Justo ayudará a incontables trabajadores más a alcanzar los suyos.

Saludos cordiales,

Comité de Comercio Justo de “First Fair USA”

Wholesum Harvest

Amado, Arizona, Estados Unidos

Un día de trabajo

Un trabajador de Wholesum cosecha tomates

Cultivando mejores comunidades

Tomates con la certificación de Comercio Justo madurando en la planta