En camino a Seram, Indonesia

Un viaje hacia cinco comunidades indonesias quienes pescan el atún de aleta amarilla Fair Trade Certified™.

El 1 de noviembre, me encaminé en un viaje de 4 días para visitar la isla indonesia de Seram, hogar de múltiples comunidades de atún de aleta amarilla Fair Trade Certified. Mis compañeros de viaje, quienes me presentarían a los pescadores de Fair Trade Associations*, donde Jaz, la gerente de Fair Trade de Yayasan Masyarakat dan Perikanan Indonesia (MDPI), una ONG (organización no gubernamental) enfocada en alcanzar pesca responsable y sostenible; y Sven, coordinador de campo de Fair Trade Indonesia.

El viaje a Seram es intenso. Desde Bali, tomamos vuelos de dos horas, transitando en Makassar (casa de Sven) antes de llegar a Ambon, la capital de Maluku. Al siguiente día, tomamos el tren por dos horas al Mar de Banda, abriéndonos camino a través de las islas Maluku, oficialmente conocida como las Islas de las especias por su nuez moscada, clavos de olor y macis que originalmente solo se hallaban allí. A nuestro arribo a Seram, tomamos un viaje de tres horas en auto a lo largo de la costa hasta llegar a los poblados de Tehoru, nuestra primera parada entre cinco poblados que visitamos en un solo día, para reunirnos con las comunidades quienes pescan el atún de aleta amarilla Fair Trade Certified.

*Una Asociación de Pesca es una organización dirigida democráticamente, la cual representa a los pescadores sobre cualquier asunto que afecte su actividad pesquera, incluyendo requerimientos de estándares de Fair Trade, leyes locales y regulaciones controlando la pesca e infraestructura relacionada con la misma. Los miembros coordinan el manejo de los recursos, la seguridad de los buques y las relaciones comerciales con los compradores.

Primera parada: Tuna Yapana

La primera asociación de Fair Trade que visitamos fue "Tuna Yapana", la cual tiene 20 miembros. Nos sentamos juntos en las baldosas del porche de una pequeña casa mientras el clavo de olor recién cosechado se secaba en alfombrillas, a un lado de la carretera. EL clima era caluroso y húmedo. Jaz había mencionado que esta asociación estaba pasando por dificultades y que yo podría darles algunas palabras de aliento. Junto a Sven como intérprete, le dije al grupo que gracias a sus esfuerzos y participación en el programa Fair Trade ahora forman parte de una comunidad pesquera internacional, junto con los pescadores del salmón de Alaska y el camarón mexicano, así como de toda la comunidad de Fair Trade la cual incluye los caficultores en Colombia y trabajadores de fábricas de ropa en India. Ellos saben que su pescado termina en estanterías de los EE.UU. y que estamos interesados en ver una foto del atún empacado que Jaz llevó consigo en su reciente visita a Los Ángeles.

Estos pescadores pueden viajar hasta 64 km por día en sus delgadas embarcaciones en busca de atún, siguiendo señales que dejan los pájaros y delfines, cuya presencia indica que los atunes están muy cerca. Ellos viajan estas distancias con una caja de espuma de poliestireno llena de hielo, la cual es menos costosa que un enfriador pero no mantiene el hielo congelado por mucho tiempo. Jaz gentilmente sugirió que ellos podrían comprar una máquina de hielo con sus Fondos de desarrollo comunitario para hacer su propio hielo o comprar enfriadores para mantener el hielo congelado por más tiempo. Ellos oyeron su sugerencia pero seguían interesados en comprar nuevos motores para los pescadores. Tuvieron que ahorrar para esto, considerando que cada motor cuesta alrededor de 26 millones de rupias ($1.800 USD), más de la mitad del salario promedio anual de $2.700 en Indonesia.

 

Tuna Abadi

Aproximadamente 15 minutos más lejos por la carretera de "Tuna Yapana" queda la segunda asociación que conocimos, llamada "Tuna Abadi" ("Tuna Forever"). Este pueblo también era un punto de estación de hielo y también una planta de procesamiento rudimentaria, donde inicialmente procesan el pescado, lo ponen en hielo y lo envían por camión, luego por tren a Ambon para después procesarlo en una planta de procesamiento moderna. Existen entre tres o cuatro de estas estaciones a lo largo del camino las cuales aceptan el atún de los pescadores y lo transportan fuera de la isla para un tratamiento posterior. Esta asociación es vulnerable a intermediarios inescrupulosos que hacen promesas de nuevos motores o más dinero cuando un pescador les vende diez toneladas de pescado. Todo es muy común; los intermediarios, usualmente no de provincia, salen del pueblo antes que los pescadores puedan alcanzar la cantidad acordada, dejándolos sin su prometido motor o ganancia extra. Jaz hizo un rápido cálculo para mostrar que cada uno de los nuevos pescadores en el programa pescó un promedio de solo seis toneladas el año anterior, bien abajo de las diez toneladas que los intermediarios pedían a cambio de algún tipo de beneficio. Ella sugirió que Tuna Abadi adopte una actitud firme y no decaiga nunca más a causa de estos intermediarios. Ellos eran un buen número de pescadores y estaban bien posicionados como para evitar estas prácticas turbias.

 

Atún Hamua

Unos kilómetros más adelante, en el pueblo de Misa, se ubicaba la asociación Fair Trade conformada por 13 personas, llamada "Tuna Hamua" o "Tuna Shelf" (como en una plataforma marítima). La energía era más positiva allí; había montones de niños por todos lados mientras los pescadores nos mostraban un proyecto de desarrollo comunitario: mejorar la iluminación para los botes de almacenamiento costero. Nos ofrecieron café endulzado con leche y nos sentamos en las baldosas de la entrada con vista al mar donde discutimos sobre los desafíos de su pesca. Ellos llevaban sólo un año trabajando con Fair Trade, pero ya reportaban mejoras en su negocio, organización, comunidad y habilidades como pescadores. Fair Trade representa ganancias adicionales para ellos. En general, los pescadores recibían como pago 54.000 rupias ($3,70) por cada kilo de lomo de atún que pesaban entre 4 a más kilos; 40.000 rupias ($2,75) por tres lomos atún de 4 kilos; 29.000 rupias ($1,99) por lomos de atún de entre 2 a 3 kilos. Ellos pescaban 20 veces el promedio mensual y obtenían alrededor de 40 kilos por día en un lapso de seis meses en temporada pesquera. Están muy contentos con el programa y quieren estar al mismo nivel que las otras asociaciones Fair Trade que ya son más antiguas en el programa. De hecho, quieren invertir en una estación de pesaje para su pueblo, lo cual les permitiría llevar su producto más rápido al mercado y mejoraría notablemente su calidad ya que tendría menos tiempo en hielo mientras es transportado.

 

Tuna Ampera

El cuarto grupo que conocimos, "Tuna Ampera" fue entre todos el grupo más sofisticado. Ya en su tercer año de trabajar con Fair Trade, han invertido estratégicamente sus Fondos de Desarrollo Comunitario en proyectos incluyendo sistemas GPS, mejor iluminación en su mezquita y chalecos de seguridad con consignas ambientales como "Nuestro Futuro Mar". Ellos planean comprar localizadores de peces para el grupo, lo cual mejoraría su eficiencia al conservar la cantidad de gas que utilizan en sus faenas. Jaz los animó a continuar considerando más decisiones orientadas hacia la inversión para utilizar los Fondos de Desarrollo Comunitario más adelante. Ellos son muy hábiles para rastrear capturas a su producto y ofrecer información adicional de rastreo de acuerdo a los estándares que Fair Trade requiere. Ellos ven esto como una responsabilidad que es parte de su trabajo, no como una carga. Sus esposas, sin embargo, encuentran un poco agobiante el hecho de que ellos deben asistir ocasionalmente a reuniones del Comité Fair Trade como parte de su certificación, lo que toma parte del tiempo limitado que ellos tienen para estar en casa con su familia. Jaz sugirió que los pescadores traigan a sus esposas a las reuniones, lo que les permitiría a ellas compartir sus ideas acerca de cómo invertir los Fondos de Desarrollo Comunitario mientras pueden pasar más tiempo con sus esposos.

 

Última parada: Tanjung Kelapa y Haruo

La última reunión del día se dió cita después de oscurecer a lo largo de la carretera frente a una impecable estación de procesamiento/pesaje. Bajo las luminarias de la calle, nos reunimos con dos asociaciones Fair Trade: “Tanjung Kelapa” con 11 pescadores y “Haruo” con 24. Debido a que era tarde, la conversación se desplazó bastante. Un pescador preocupado por una escala en mal funcionamiento en su instalación de pesaje pudo conversar directamente con Jaz y el director quien asistió a la estación de pesaje y se aseguró que la máquina haya quedado reparada. La ventaja de las asociaciones Fair Trade, tal como Jaz nos lo recordó a todos, es poder atender asuntos como este en grupo.


Dejé la isla de Seram llena de picaduras de mosquito y una nueva apreciación por el esfuerzo que toma la captura y cuidado del pescado que consumimos. Fair Trade USA está orgulloso de apoyar a pescadores trabajadores, así como procesadores, distribuidores, marcas y minoristas quienes trabajan arduamente para traer atún certificado por Fair Trade a su mesa. ¡Realmente se ha convertido en una población!

 

Julie Kuchepatov es Directora del Programa de Mariscos en Fair Trade USA.

Encuentra atún Fair Trade Certified bajo la marca Natural Blue en Albertson’s, HyVee, Price Chopper y otras tiendas minoristas a nivel nacional. Revisa nuestra guía de compras de mariscos para recetas y más información sobre establecimientos minoristas.

 

 

barcos pesqueros indonesios

Los pescadores pueden viajar hasta 64 km por día en botes estrechos como este en busca de atún.

La unión hace la fuerza

Pescadores de Tuna Abadi listos para una reunión. Unidos, están bien posicionados para evitar las prácticas turbias de los intermediarios.

Tuna Abadi

Una niña indonesia escucha a escondidas una reunión de la Asociación Fair Trade.

Tuna Hamua

Ellos llevan sólo un año trabajando con Fair Trade, pero ya reportan mejoras en su negocio, organización, comunidad y habilidades como pescadores.

Tuna Ampera

Ya en su tercer año de trabajar con Fair Trade, esta asociación ha invertido estratégicamente sus Fondos de Desarrollo Comunitario en proyectos incluyendo sistemas GPS, mejor iluminación en su mezquita y chalecos de seguridad con consignas ambientales como "Nuestro Futuro Mar".