Crepe de banana y trigo integral

Bienvenida, temporada de arándanos

¿Desayuno? ¿Postre? ¿Cena? ¿Quién sabe? Con una esponjosa crema de vainilla entre capas de saludables crepes de trigo integral, este pastel es una excelente opción por donde se la mire. Cuando llega la temporada de arándanos, este plato es uno de los primeros en llegar a nuestra mesa.

Pastel de crepes de banana

 

Ingredientes

Para los crepés

  • 4 cdas. de mantequilla, derretida y levemente enfriada (y un poco más para untar el molde)
  • 1 banana moteada, grande y madura, que tenga la certificación de Comercio Justo (rinde aproximadamente 1/2 taza pelada y pisada)
  • 1 taza de leche de almendras
  • 3/4 taza de harina de trigo integral de repostería
  • 4 huevos grandes
  • 2 cdas. de azúcar con la certificación de Comercio Justo
  • 1/2 cta. de vainilla con la certificación de Comercio Justo
  • 1/4 cta. de sal
  • 1/2 cta. de canela molida con la certificación de Comercio Justo
  • 1/4 cta. de cardamomo molido con la certificación de Comercio Justo

Para el relleno de yogur y queso crema

  • 8 onzas (227 g) de queso crema, bien suave
  • 1 1/2 taza de yogur estilo griego sin sabor
  • 1/3 taza de azúcar granulada con la certificación de Comercio Justo
  • 1/2 cta. de vainilla con la certificación de Comercio Justo

Para la crema de vainilla

  • 1/2 taza de crema espesa batida
  • 1 vaina de vainilla con la certificación Fair Trade Certified
  • 3 cdas. de miel con la certificación de Comercio Justo

Decoraciones

  • 2 pintas (946 ml) de arándanos frescos

Instrucciones de preparación

Preparar la masa de los crepés

  1. Licuar la banana en una procesadora de alimentos hasta que esté totalmente homogénea.
  2. Añadir la mantequilla derretida y volver a licuar.
  3. Añadir el resto de los ingredientes y licuar hasta que estén mezclados.
  4. Transferir la masa, que será bastante líquida, a un bol (este será más fácil de usar después si tiene pico), cubrir con film plástico y enfriar durante al menos una hora, preferiblemente toda la noche, y un máximo de dos días.
  5. Cuando se retire la masa del refrigerador, estará sorprendentemente espesa. Revolver para redistribuir los ingredientes antes de usarla.

Cocinar los crepés

  1. Calentar una sartén mediana o sartén para crepes a fuego medio a alto.
  2. Cuando esté caliente, untarle una fina capa de mantequilla derretida.
  3. Verter 1/4 taza de masa en la sartén, moviéndola hasta que se forme una capa uniforme en el fondo y cocinar, sin moverla, hasta que el fondo esté dorado y la parte superior esté firme, aproximadamente 2 a 3 minutos.
  4. Dar vuelta el crepe, cocinarlo durante 30 segundos del otro lado y luego transferirlo a un plato para que se enfríe.
  5. Repetir con el resto de la masa. Los crepes pueden apilarse porque no deberían pegarse. Dejar enfriar los crepes totalmente.

Preparar el relleno

  1. Batir el queso crema hasta que esté esponjoso y luego incorporar el yogur, batiendo, de a 1/2 taza.
  2. Cuando estén bien mezclados, añadir el azúcar y la vainilla, y batir hasta que la mezcla esté untuosa y esponjosa, un minuto más.

Preparar la crema de vainilla

  1. Colocar el bol para mezclar y los batidores de metal en el congelador durante 15 minutos para enfriar.
  2. Para sacar las semillas de la vaina de vainilla, colocarla en una tabla para cortar. Con un cuchillo filoso, cortar la vaina a la mitad.
  3. Raspar las semillas de cada una de las mitades de la vaina en el bol para mezclar.
  4. Colocar la crema espesa batida y la miel en el bol.
  5. Batir a velocidad media o alta hasta que se formen picos rígidos.
  6. Refrigerar la crema sobrante en un contenedor herméticamente sellado hasta por 10 horas.
  7. Para volver a utilizarla, volver a batir durante unos 10 segundos.

Armar el pastel de crepés

  1. Colocar el primer crepe en una fuente para torta o bandeja.
  2. Extender 1/4 taza del relleno de yogur y queso crema.
  3. Repetir con todos los crepes, excepto el último, que debe colocarse sobre los demás pero no tener relleno encima, porque es la tapa del pastel.
  4. Encima del último crepe colocar una capa espesa de la crema de vainilla y decorar con arándanos frescos por encima.