Galletitas de avena con chispas de chocolate y mantequilla dorada

Un clásico que nunca deja de complacer a toda la familia

Todos apreciarán esta clásica receta de galletitas de avena, repleta de sabor. Receta de Simply Recipes.

-ERR:REF-NOT-FOUND-

 

Ingredientes

  • 1 taza de mantequilla sin sal
  • 1 1/2 taza de harina
  • 1 cta. de sal, 1 cta. de polvo de hornear
  • 1 cta. de canela que tenga la certificación de Comercio Justo
  • 1/2 cta. de nuez moscada que tenga la certificación de Comercio Justo
  • 1 taza bien llena de azúcar rubia que tenga la certificación de Comercio Justo
  • 1/2 taza de azúcar granulada que tenga la certificación de Comercio Justo
  • 2 huevos grandes
  • 1 cta. de extracto de vainilla con la certificación de Comercio Justo
  • 2 cdas. de agua
  • 1 1/2 tazas de chispas de chocolate amargo con la certificación de Comercio Justo
  • 1 taza de nueces pecanas cortadas en trozos (opcional)
  • 1 taza de coco rallado dulce (opcional)
  • 3 tazas de copos de avena tradicionales (se pueden usar los de cocción rápida, pero no avena cortada o instantánea)

Instrucciones de preparación

  1. Dorar la mantequilla. Colocar los paquetes de manteca en una olla de acero inoxidable mediana de fondo grueso. (Es importante usar una olla con un interior de color claro y reflectante, como acero inoxidable, de lo contrario no podrá ver la mantequilla dorándose). Calentar a fuego medio. Derretir la mantequilla, revolviendo con un batidor de alambre para que se derrita de manera uniforme. Continuar cocinando la mantequilla. A medida que se cocina, se formará una espuma que luego desaparecerá. Revolver frecuentemente con el batidor de alambre para poder ver debajo de la espuma que hay en la superficie. En algún momento se formarán sedimentos marrones en el fondo de la olla y la manteca comenzará a desprender un aroma a nuez. Observarla con atención porque es fácil que la mantequilla pase de estar dorada a quemarse. Cuando se empiecen a formar los sedimentos marrones, retirar la olla del fuego. Verter la mantequilla derretida con los sedimentos marrones en un bol de vidrio o metal. Dejar enfriar un poco mientras se preparan los demás ingredientes.
  2. Mezclar enérgicamente en un bol grande la harina, la sal, el polvo de hornear, la nuez moscada y la canela.
  3. Precalentar el horno a 350 °F (175 °C). Colocar la mantequilla dorada (junto con los sedimentos marrones) en el bol de una batidora. Añadir el azúcar rubia y blanca. Batir a velocidad media o alta durante aproximadamente 3 minutos, hasta que la mezcla esté homogénea. Añadir los huevos y la vainilla. Batir durante tres minutos más a velocidad media hasta que esté homogénea y suave.
  4. Revolviendo con una cuchara de madera, incorporar la mezcla de harina a la mezcla de la manteca, el azúcar y los huevos. Añadir 2 cdas. de agua (tener en cuenta que si se usan huevos extragrandes y no grandes, como pide la receta, probablemente no se necesite tanto líquido adicional).
  5. Incorporar revolviendo las chispas de chocolate, las nueces pecanas y el coco rallado (si se optó por usarlo). Incorporar la avena y revolver. Hasta aquí, la masa se puede preparar hasta un día y medio antes, y guardarse en el refrigerador.
  6. Enmantecar dos bandejas para hornear grandes, o colocar una tela antiadherente Silpat o papel de hornear. Colocar cucharadas colmadas de la masa de galletitas en la bandeja. Asegurarse de que haya una separación de 2 pulgadas (5 cm) entre las galletitas, porque se aplanarán y extenderán en la bandeja. Hornear a 350 °F (175 °C) durante 10 minutos, o hasta que se doren los bordes pero el centro siga estando blando. A medida que se enfríen, se irán endureciendo. (Si se quiere que sean más crujientes, se pueden hornear durante 12 a 14 minutos. Con 10 minutos se obtendrán unas galletitas más suaves).
  7. Retirar las galletitas del horno y dejarlas enfriar durante dos o tres minutos en la bandeja caliente. Luego, con una espátula de metal, transferir con cuidado las galletitas, que aún están calientes, a una rejilla para que se enfríen. Seguirán estando blandas hasta que se enfríen por completo. Cuando se enfríen completamente, guardarlas en un recipiente hermético.