Alexandria Villasenor

Teen Climate Activist

Hace menos de un año, Alexandria Villasenor, una niña de 14 años de la ciudad de Nueva York, comprendió por primera vez lo que significaba verse afectada por la crisis climática. Alexandria estaba visitando su ciudad natal de Davis, California, en noviembre de 2018 cuando el incendio de Paradise, uno de los incendios forestales más fatales en la historia de California que los científicos han atribuido a la crisis climática, se encendió a solo 160 kilómetros de distancia y arrasó 153,336 acres, destruyó casi 19,000 estructuras y mató al menos a 85 personas. La experiencia de Alexandria con el incendio en Camp la inspiró a hablar sobre las consecuencias del cambio climático. Inspirada por Greta Thunberg, Alexandria comenzó a protestar fuera de las Naciones Unidas, donde sostenía un cartel con el mensaje "Huelga escolar por el clima" todos los viernes desde el 14 de diciembre de 2018. Alexandria se ha convertido en líder de huelgas estudiantiles por el clima en los Estados Unidos y también ha lanzado su propia organización sin fines de lucro dirigida por jóvenes, Earth Uprising.

Fair Trade USA: ¿Qué inspira tu impulso por el activismo climático?

 

"Lo que me involucró en el activismo climático en primer lugar fue una visita a mi ciudad natal en el norte de California cuando estalló el peor incendio forestal de California, el incendio Paradise. Mi generación realmente está buscando ver qué compañías son sostenibles y están realmente tratando de proteger nuestro futuro".

Shop Fair Trade Certified factory-made apparel.

Today, approximately 80 percent of garment workers are women, yet women are notoriously underrepresented in the garment industry. The inner workings of garment factories are rife with gender discrimination, exploitation, harassment, and unsafe working conditions. While the workers inside those factories make our clothes, they are too often stripped of their own dignity, safety, and rights.

Buying fair trade is a way to demand better for the people behind our clothes. It’s more important than ever that we know who’s behind our clothes and how our spending habits are affecting them, so that no one has to suffer as a result of how our garments are made, sourced, and purchased. Fair Trade USA® certifies factories across the globe for more than 45 brands to support the lives, dignity, and empowerment of garment workers, helping women advance in garment supply chains and making ethically-produced clothing accessible to the mainstream.

SHOP FAIR TRADE CLOTHING