Nasreen Sheikh

Entrepreneur & Advocate for Equality

Nasreen nació en una pequeña aldea fronteriza indocumentada y dominada por hombres entre Nepal y la India. De niña, Nasreen presenció atrocidades desmesuradas contra niños y mujeres. A los nueve años, trabajaba de 12 a 15 horas por día en un taller clandestino y tóxico de Nepal como trabajadora infantil, donde recibía menos de $ 2 por turno. Al igual que todas las niñas en su pueblo, a Nasreen no se le permitió ir a la escuela, pero a través de un encuentro fortuito con un amable extraño que se convirtió en su maestro personal durante 10 años, Nasreen pudo escapar del taller clandestino y del matrimonio forzado: la primera niña de su pueblo que pudo hacerlo.

A los 16 años, Nasreen fundó Local Women's Handicrafts (LWH), un colectivo de mujeres con conciencia ecológica en Katmandú que empodera y educa a las mujeres marginadas. Hasta el momento, LWH ha capacitado a más de 100 mujeres nepalíes (muchas de las cuales han escapado de matrimonios forzados y abusivos y todas están decididas a escapar de la pobreza) y ha regalado decenas de miles de suministros higiénicos a mujeres y niñas que no pueden pagarlos.

En 2015, Nasreen visitó los EE.UU. y fundó Empowerment Collective, una organización sin fines de lucro, con el objetivo de empoderar a 10,000 mujeres para 2025 a través de dos centros de capacitación, uno ya establecido en Katmandú y otro en construcción en una remota aldea nepalí. Nasreen da charlas en todo el mundo sobre su trabajo, la difícil situación de los niños trabajadores, los efectos devastadores de la moda rápida y las sobrevivientes del matrimonio forzado. Su trabajo ha aparecido en Forbes, Cosmo, The Huffington Post y Amnistía Internacional. Actualmente está escribiendo un libro, y se está produciendo un documental sobre la historia de su vida.

Fair Trade USA: ¿Cuál es el motor que impulsa el trabajo que realizas?

 

"Vivimos en un mundo conectado globalmente donde cada acción afecta a otras personas. Fui una niña trabajadora, la primera mujer en la historia de mi pueblo que escapó del matrimonio forzado. Soy una empresaria, abogo por la igualdad y, lo más importante, soy un ser humano".

Shop Fair Trade Certified factory-made apparel.

Today, approximately 80 percent of garment workers are women, yet women are notoriously underrepresented in the garment industry. The inner workings of garment factories are rife with gender discrimination, exploitation, harassment, and unsafe working conditions. While the workers inside those factories make our clothes, they are too often stripped of their own dignity, safety, and rights.

Buying fair trade is a way to demand better for the people behind our clothes. It’s more important than ever that we know who’s behind our clothes and how our spending habits are affecting them, so that no one has to suffer as a result of how our garments are made, sourced, and purchased. Fair Trade USA® certifies factories across the globe for more than 45 brands to support the lives, dignity, and empowerment of garment workers, helping women advance in garment supply chains and making ethically-produced clothing accessible to the mainstream.

SHOP FAIR TRADE CLOTHING